Cómo activar la floración de la marihuana en 10 días

· Cultivo marihuana

Conseguir que tu planta del cannabis florezca con éxito es uno de los pasos más importantes del cultivo. En esta etapa tan delicada, las plantas necesitan un cuidado meticuloso, suma atención y, sobre todo, mucho tiempo. Para lograr que nuestro producto final esté listo lo antes posible y que siga teniendo el mejor aspecto y calidad se puede acelerar la floración de la marihuana de interior (y de exterior en invernadero) en apenas semana y media. Toma nota de estos consejos para lograrlo.

Cómo activar la floración de la marihuana en 10 días

La planta que con tanta paciencia y mimo has cultivado ya ha crecido en tamaño casi por completo y no puedes aguantar hasta que llegue el momento de sacar el máximo partido a sus cogollos. Sin embargo, aún tienes que esperar un poco más: la marihuana tiene que atravesar la etapa de floración antes de estar lista para ser consumida.

Si eres de los que no tiene mucha paciencia o quieres optimizar el número de cosechas que haces al año, puedes intervenir para forzar la floración y hacer que la planta termine su fase vegetativa, en la que alcanza la mayor parte de su tamaño. Para ello, debes cambiar los hábitos del cannabis y exponerla cada día a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad: las plantas de cannabis requieren un periodo mayor de oscuridad para activar las hormonas que estimulan el cambio del crecimiento vegetativo al de floración, tanto si están en interior como en un espacio externo.

La ausencia del espectro de luz roja roja en la noche permite la acumulación del fitocromo (una proteína presente en organismos vegetales, cuya función es actuar como fotorreceptor) que, una vez que alcanza un cierto umbral, desencadena que la planta cambie a la fase de floración. Esta se prolongará entre 45 y 65 días, en función de la variedad (entre 45 y 75 y hasta 80 días para las sativas más tardías); tras ella, el cannabis ya estará listo para ser recogido.

En el interior

Durante la fase vegetativa la planta deberá estar bajo luz entre 16 y 20 horas. Un tiempo que ha de combinarse con un periodo de oscuridad, en el que las raíces de la planta aprovechan para crecer. La mayoría de los cultivadores recomiendan 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad cada día durante esta etapa vegetativa. Ahora bien, una vez que ya hemos conseguido el tamaño deseado de nuestra planta, podremos comenzar con el proceso de forzar o inducir la floración. Para ello deberemos pasar a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. De este modo, la no penetración de la luz hará creer a la planta que se acerca el otoño y comenzará a florecer.

El aumento de las horas de oscuridad es el principal motivo que impulsa a las plantas a iniciar su floración. Por ello, si queremos acelerar el cambio de ciclo debemos quitar horas de luz a su dieta diaria. Hay cultivadores que van un paso más allá y que utilizan un simple truco para activar el proceso: consiste en hacer que la marihuana no tenga iluminación durante un periodo continuado de 36 horas, justo cuando está en la recta final de su fase vegetativa. Y a partir de ahí comenzar el ciclo 12/12. Aun así, si vemos que nuestras plantas no comienzan a florecer como esperamos, podemos ofrecer horas adicionales de oscuridad.

Durante la nueva etapa, en un cultivo de interior con iluminación artificial debemos asegurarnos de que por lo menos durante 12 horas el cannabis no está expuesto a la luz, ni directamente ni a través de ninguna rendija del invernadero. Para ello, lo más recomendable es utilizar armarios pensados para el cultivo o tapar los conductos de ventilación y los resquicios de las puertas y las ventanas con cinta aislante, con el fin de asegurar un total hermetismo.

Los 10 primeros días de floración son de vital importancia, por lo que no puedes descuidar el ciclo. Si decides que a las 7 es la mejor hora para que las plantas amanezcan, a las 7 de la tarde todas las luces tendrán que estar apagadas. Una vez pasada esta etapa más crítica, pueden establecerse algunas variaciones, pero no excesivas.

En el exterior

Las condiciones en las que viven los cultivos de exterior algunas veces se escapan a nuestro control. No podemos prever los cambios bruscos de temperatura ni las inclemencias del tiempo, pero sí podemos prepararnos para hacer frente a cualquier adversidad y forzar la floración para conseguir una buena cosecha lo antes posible. 

Estudiar las características del clima y el entorno es la clave del éxito. En las zonas frías hay que inducir la floración con tiempo, para que la marihuana complete esta etapa antes de la llegada del invierno. Para lograr este objetivo, el cultivador tendrá que tapar las plantas con una tela opaca con la que garantizar que están durante 12 horas en total oscuridad. Es importante que no cambie el periodo de iluminación forzado, porque podría confundir a las plantas y bajo el estrés volver a la fase vegetativa o volverse hermafroditas. 

Si durante los primeros 10 días tienes especial cuidado en este ciclo, las hormonas del cannabis responderán a su nueva rutina de días más cortos, acelerando el final de su fase de crecimiento y floreciendo antes. Además, si te adelantas al invierno, los cogollos podrán madurar bajo el cálido sol durante más tiempo, y tú obtendrás frutos más grandes, densos y resinosos.

Por otro lado, en regiones más calientes de temperaturas más altas, forzar la floración puede ser un método muy efectivo para conseguir varias cosechas al año. El procedimiento es el mismo: vigila las horas de luz y calcula los ciclos para que se ajusten a las condiciones de cada estación. Si la plántula germina en febrero, la primera cosecha estaría lista para junio. Puedes inducir la floración de las plantas cada 7 o 10 días para lograr varias cosechas hasta que llegue el final del otoño. 

Si estas plantando en invernadero, no olvides que utilizar telas y mallas de sombreado para proteger las plantas de las horas de sol conlleva un riesgo: en caso de que no estén bien sujetas, un viento fuerte o una lluvia intensa puede llevarse por delante las capas. Una buena opción para evitar que esto suceda es crear una cubierta de cultivo a partir de algún material que no permita el paso de la luz. 

Con madera, cortinas opacas y cartón puedes construir una estructura sólida que tape las plantas. También puedes colocar una tela grande y transpirable sobre cables o poleas para que sea más sencillo quitarla y ponerla todos los días a las mismas horas.

Aquellos que puedan permitirse una mayor inversión en su cultivo pueden adquirir invernaderos adaptados, diseñados específicamente para desplegar unas cubiertas de lona opaca a la hora deseada mediante un temporizador. Aunque estas opciones no son baratas, si que son la mejor alternativa, ya que automatizar el proceso elimina muchas posibilidades de error humano.

Sin embargo, quienes no dispongan del dinero para esa inversión también pueden usar esta técnica con sus plantas: solo hará falta que sean tan concienzudos como meticulosos. Sin grandes medios, un cultivador tenaz y responsable que se comprometa a tapar su pequeño invernáculo todos los días a la misma hora, logrará controlar la floración de su marihuana.

Suelos más ricos en fósforo

Durante los diez primeros días en los que trabajamos para activar la floración es muy importante mantener la planta bien nutrida, a fin de que no reduzca su producción final. Para enriquecer su sustento es posible utilizar abonos ricos en fósforo y oligoelementos. 

Además, si optamos por tapar nuestras plantas con el fin de garantizar la máxima oscuridad quizá nos encontremos con algún que otro problema de humedad. En este caso, una buena ventilación será nuestra mejor aliada para mantener a raya el moho, plagas u otras enfermedades que puedan surgir. Para minimizar este riesgo y según el presupuesto con el que contemos podemos instalar deshumificadores o hacernos con una tela opaca y transpirable al mismo tiempo.

Ahora que ya has seguido todos los consejos para activar la floración y tener una planta de máxima calidad e inmejorable aspecto, ten en cuenta un último dato: evita las podas durante la floración y en el periodo de oscuridad; aun así, si no nos quedara otro remedio, deberemos utilizar en nuestro ‘indoor’ una luz de color verde: así las plantas apenas la notarán, tú podrás trabajar con visibilidad y obtener por fin la recompensa a todos tus cuidados. 


El post Cómo activar la floración de la marihuana en 10 días forma parte de nuestros consejos prácticos para el cultivo de marihuana

Puedes leer más acerca de cultivar marihuana, y acceder a nuestro growshop

Volver arriba