Shopping cart

Cuándo y cómo: consejos a la hora de sacar al exterior tus plantas de marihuana

· Cultivo marihuana

Muchos cannabicultores prefieren controlar primero sus plantas en interior para que luego terminen de crecer o florezcan en exterior, con los atractivos rayos del sol y un clima aceptable. Sin embargo, para hacerlo hay que poner un poco de cuidado: muchas horas de sol pueden hacer retrasar el crecimiento de los cogollos, mientras que demasiados rayos quemarían las hojas. Por ello, con un ojo en el calendario se deben calcular los tiempos y la posición de las plantas con maestría, para que la cosecha no se eche a perder.

Cuándo y cómo: consejos a la hora de sacar al exterior tus plantas de marihuana

El sol, el aire, quizá un pájaro que se coma las plagas… Tener plantas de marihuana en exterior es una opción aconsejable si se cuenta con las condiciones para ello. Aunque no solo influirá el clima, sino también los posibles vecinos cotillas o la contaminación lumínica. Hay quienes recomiendan comenzar a hacer crecer las plantas en interior y luego llevarlas fuera, justo cuando comienza la floración. Sin embargo, para que este proceso tenga éxito, hay que seguir una serie de indicaciones, con el fin de que los esfuerzos no caigan en saco roto y la producción esté dentro de lo deseable.

Comenzar en interior y luego ir a exterior es bastante recomendable cuando el cultivo se hace en primavera, ya que en esta estación el tiempo varía mucho, y comenzar el proceso en exterior desde el comienzo puede estropear la planta antes, incluso, de que llegue el crecimiento. También, se aconseja comenzar en interior porque en estos entornos se pueden controlar más las primeras fases de la planta, como las germinaciones en otoño o en invierno. Así, el momento ideal para trasladar las macetas al exterior es al comienzo de la floración.

Llevar la planta al exterior también puede servir para adelantar la floración. En interior es aconsejable un fotoperiodo de 18 horas por día. En cuanto la planta alcance unos 50 centímetros se puede comenzar la salida. Si se lleva fuera en primavera (hemisferio norte), las horas se reducen a entre 12 y 16; con este cambio, la planta acelera sus procesos para madurar los cogollos. 

Si queremos que estén adaptadas a las condiciones de luz que tendrán en la floración exterior, debemos reducir los ciclos de las 18 horas dictadas antes. Sabiendo las horas que habrá esas semanas de primavera, será necesario dar otras tantas en los ciclos de interior. Además, conforme se acerque el verano y las horas de luz natural aumenten, y todavía no esté prevista ‘la salida’, habrá que hacer lo mismo en la habitación o en el armario.

Conforme se llega al verano, hay más luz. Si la planta ya está en el exterior, podría volver a la fase de crecimiento una vez comenzada la floración; así generaría hojas debilitadas, que, por supuesto, no queremos. Esta situación debe evitarse a toda costa. Haz cálculos y sácalas como para que las semanas de floración terminen a mediados de mayo, lo suficientemente lejos aún del solsticio de verano y, por tanto, de más horas de luz. Si la regeneración se da, comprobarás que están creciendo hojas muy deformes y que la floración posterior (que, encima, tardará más en llegar) genera unos cogollos de peor calidad de la esperada.

Otra opción, si plantamos ‘indoor’ en primavera, es hacer los ciclos de luz de 18 horas y 6 de oscuridad de los que hablábamos antes y esperar a finales de junio, con el comienzo del verano austral en el hemisferio norte, para que las macetas tengan la menor luz del verano. Los esquejes también han de tener 18 horas de luz en interior.

En cualquier caso, los ciclos de luz no deben ser aún mayores que los de crecimiento o aumentar conforme haya más minutos de luz solar. Otra opción, si no queremos cosechar en primavera o en verano, es trasladar al exterior al final del estío o al principio del otoño, cuando los minutos de luz son cada vez menos hasta llegar al comienzo del invierno.

Crecimiento también en exterior

Sin embargo, también hay cultivadores que quieren que el crecimiento se desarrolle también en exterior. En este caso sí, hay que esperar al equinoccio de primavera para trasladar las plantas. Entonces habrá más horas de luz y no comenzará la floración antes de tiempo.

  

Mucho cuidado si lo que estamos cultivando son variedades autoflorecientes. En este caso, ya que los fotoperiodos son diferentes a los de otros tipos de semillas, se pueden llevar a exterior en cualquier momento tras 3-4 semanas de crecimiento. En este tipo de semillas, el proceso de floración es muy rápido y se genera una cosecha muy atractiva. Además, son aptas para cultivar en un balcón, ya que la luz artificial no afecta a su desarrollo. 

Si buscas semillas feminizadas con una floración rápida en exterior y recolectar en verano, te recomendamos la feminizada Early Maroc, que produce muchos cogollos para agosto. Si eres de regulares, una opción atractiva es la Early Queen, que tiene la virtud de resistir muy bien a humedades, hongos o plagas en exterior para ofrecer una deliciosa cosecha afrutada. Muy parecida por su resistencia, pero además muy bella con sus colores rojos y púrpuras, es la Biddy Early: en menos de dos meses ya están los cogollos con nosotros.

Una vez estén en el exterior, no te preocupes si no percibes cambios: las plantas necesitarán un cierto tiempo para adaptarse a sus nuevas condiciones de clima. Eso sí, mucho cuidado, porque quizá la cosecha final se resienta con ello: al fin y al cabo, los rayos del sol son más fuertes que las luces de interior. Las quemaduras o blanqueamientos en las hojas serán una muestra de ello. Por tanto, mejor comenzar poco a poco; por ejemplo, poniéndolas los primeros días a la sombra y aumentando el tiempo de sol conforme pasen las jornadas. 

En definitiva, comenzar en interior y luego llevar a exterior es factible e incluso recomendable si queremos controlar la germinación o las plántulas en unas condiciones más estables. Sin embargo, llevarlas al exterior implica hacer cálculos sobre las horas y la potencia de sol que recibirán y, por tanto, el momento ideal para trasladarlas. Si todo se hace con cuidado, los resultados en forma de cogollos pueden ser increíbles.


El post Cuándo y cómo: consejos a la hora de sacar al exterior tus plantas de marihuana forma parte de nuestros consejos prácticos para el cultivo de marihuana

Puedes leer más acerca de cultivar marihuana, y acceder a nuestro growshop

Volver arriba