Shopping cart

Consejos para cultivar marihuana en suelo

· Cultivo marihuana

Entre las formas que existen para cultivar marihuana, hay una con la que muy pocos se atreven: cosechar en suelo. Con más elementos en juego, algunos cannabicultores prefieren no complicarse y descartan esta opción, pese a que cultivar en exterior es, sin duda alguna, la forma más sencilla, rentable y ecológica que existe. Con pocos medios, los resultados pueden ser espléndidos. A continuación, te contamos las claves para obtener un orgullo de cosecha en un terreno exterior.

Consejos para cultivar marihuana en suelo

Apostando por lo natural siempre tendrás más posibilidades de que las cosas salgan bien. El suelo forma parte de la materia prima necesaria para que las plantas se desarrollen correctamente. Pero el éxito de este tipo de cultivo de cannabis dependerá de cómo prepares el lugar donde crecerán, los nutrientes que emplees y cómo hagas uso de ellos, y lo estricto que seas respetando los tiempos de la cosecha.

Antes de empezar, debes tomar una primera decisión: el tamaño final de tus plantas. En este sentido, si lo que quieres es conseguir matas voluminosas (de unos 250 o 350 centímetros), lo ideal es que empieces con ello a mediados o a finales de marzo. Por el contrario, si este factor no es relevante para ti, puedes iniciar el proceso en cualquier momento.

Una vez hayas determinado la talla, tienes que saber que, para cultivar en suelo, tanto la tierra como los sustratos inorgánicos que utilices deben contar con diversos nutrientes, capacidad para retener y drenar agua con facilidad y una textura que facilite el crecimiento de las raíces. Con estos objetivos, acondicionar la tierra es de vital importancia en las primeras etapas para conseguir la cosecha de tus sueños. ¿Cómo? Sigue estos consejos.

¿Qué añadir?

Cada elemento que emplees servirá para cumplir un objetivo distinto. Los que debes priorizar son el humus de lombriz, con alto contenido en hidrógeno y que avivará el crecimiento, y el guano de murciélago, que favorecerá la floración por sus niveles de fósforo y potasio. Mientras tanto, la vermiculita retendrá la humedad (algo para lo que también sirve la fibra de coco) y la perlita aportará esponjosidad a la tierra. Nosotros te recomendamos el sustrato All-Mix para el cultivo ecológico, con un 10 % de humus de lombriz de alta calidad y 30 % de perlita. 

¿Cómo crear la mezcla?

Solo queda mezclar. Pero cuidado: no podemos poner las cantidades a nuestro libre albedrío: debes echar en la tierra las proporciones exactas, porque la falta o el exceso de nutrientes puede ser fatídico para la planta. ¿Cómo aplicar las dosis correctas? Una de las combinaciones más utilizadas y que mejor funciona es la siguiente: 40 % de tierra base, 20% de fibra de coco, 20 % de perlita, 10 % de vermiculita y 10 % de humus de lombriz.

Por supuesto, el tamaño de tu cultivo condicionará estas medidas y, por lo tanto, tu mezcla. De cualquier forma, el sistema siempre será el mismo: agrega parte de cada uno de los nutrientes según las proporciones anteriores y cúbrelos con tierra. A partir de ahí alterna ambos componentes hasta agotarlos. No te olvides de removerlo todo al final. Puedes ayudarte de una pala. 

La arlita puede ser otro aliado para tu cultivo en exterior. Aplicadas en exterior sobre la tierra, estas bolas de arcilla sirven para que esta tenga un buen drenaje, sobre todo si llueve mucho. Antes de nada, será necesario lavarlas cuidadosamente y dejarlas reposar en agua con el pH regulado durante unos días. Luego, ya podrán usarse. Un saquito de Arlita Aqua Clay Pebbles puede ser tu salvación, porque, al ser inorgánico, no se ve afectado por las plagas.

Cambia el sustrato

Cuando la planta se acerca a la floración, es recomendable cambiar el sustrato. De este modo, cada vez que trasplantes la mata, debes preparar una mezcla diferente. Esta debe tener las mismas proporciones que la anterior, pero con una pequeña variación: un 10 % de guano en lugar de humus de lombriz. Ahora bien, si no vas a trasplantar, será suficiente con añadir el guano encima de la tierra durante las primeras semanas de la floración.

¿Qué método de riego emplear?

No podemos dejar de hablar del principal alimento para una planta: el agua. Ahora que has optado por cultivar en suelo exterior, ¿cómo regar adecuadamente para un cosecha de provecho? Pues con un sistema simple: el riego por inundación. Con este método ‘inundamos’ el suelo para que el sustrato absorba el agua lentamente y llegue a las raíces. 

Será importante que hagas unos surcos en la tierra que el agua pueda atravesar hasta llenar el terreno. Una vez hecho esto, solo te queda observar cómo la tierra va tragando todo el H2O. Si no vas a plantar en los exteriores de tu casa, sino a hacer un cultivo de guerrilla (ubicado en plena naturaleza), quizás puedas ahorrarte el agua y hacer uso de ciertas fuentes cercanas, como un río o una cascada. Recuerda que también puedes beneficiarte de las lluvias, aunque este es un surtidor menos manejable. 

Plagas y distancias

Es conveniente que dejes un mínimo de dos metros de separación entre cada planta para que se desarrollen plenamente. Asimismo, es preferible que en el lugar de cultivo haya otro tipo de plantas o flores, porque contribuyen a crear un microclima beneficioso. 

Tampoco debemos pasar por alto que toda cosecha conlleva riesgos; por ejemplo, la presencia de plagas. Algunos de los peligros son la aparición de araña roja, la mosca blanca o pulgón; para prevenirlos, puede emplearse un insecticida con base de aceite de neem mezclado con própolis. Del catálogo de Semillas de Marihuana te recomendamos Bio Neem, que se aplica a primera hora de la mañana o al atardecer y puede evitar también el desarrollo de la cochinilla o los ácaros. 

El tratamiento podrá repetirse cada 15 días hasta finales de julio. A partir de aquí, continuaremos con una pulverización semanal de ‘Bacillus thuringiensis’ (una bacteria beneficiosa) para evitar la aparición de orugas y con otra pulverización de própolis para combatir el oídio (un tipo de hongo). Pero ojo: hay que detener estos remedios cuando falten un par de semanas para cosechar.

Esperamos que hayas apuntado bien cada paso recomendado, porque de ello dependerá el triunfo de tu cosecha. Con estas recomendaciones, no habrá nada que te pare. ¡Feliz cultivo!


El post Consejos para cultivar marihuana en suelo forma parte de nuestros consejos prácticos para el cultivo de marihuana

Puedes leer más acerca de cultivar marihuana, y acceder a nuestro growshop

Volver arriba