Shopping cart

Mitos sobre plantar cannabis en exterior que debes conocer

· Cultivo marihuana

Cultivar al aire libre es una opción que muchos agricultores eligen para sus plantas de marihuana, si bien otros se quedan con las ganas debido a la gran cantidad de afirmaciones erróneas que se creen sobre los cultivos en exterior. Conlleva sus riesgos, pero nada que no se pueda solucionar con unos cuidados mínimos que garantizarán las mejores calidades en tu cannabis.

Mitos sobre plantar cannabis en exterior que debes conocer

Una de las primeras cuestiones que nos planteamos cuando vamos a instalar nuestro cultivo de marihuana es cuál será el lugar más correcto. En esta disyuntiva deberemos elegir entre hacerlo en un lugar cubierto como una habitación en casa o al aire libre, ya sea con un cultivo de guerrilla en una zona más apartada o algo más casero en el jardín. Si bien en esta elección entran en juego muchos factores, sobre todo relacionados con el espacio que contemos, también es cierto que existen una serie de mitos que hace que muchos principiantes se echen para atrás a la hora de plantar al aire libre.

Sin duda, los cultivos de exteriores se diferencian en gran medida de los de interior. Incluso hay quienes creen que las flores de interior son mucho mejores que las de exterior. Sin embargo, solo un dato histórico puede desterrar este extendido mito. Durante miles de años, el cannabis fue una planta exclusivamente cultivada al aire libre. Entonces las cepas crecían con gran éxito bajo el sol de lugares tan diversos como Afganistán, Jamaica, Panamá y Malaui.

Desgraciadamente las prohibiciones llevaron a que los cultivos en exterior se hicieran a bajo rendimiento e incluso se trasladaran a lugares de interior donde a lo largo de este tiempo se han perfeccionado las técnicas para conseguir mejores rendimientos. En la actualidad los cambios legislativos (sobre todo en varias zonas de Estados Unidos) hacen que las plantaciones en exterior vuelvan a coger fuerza; por ello, es necesario dejar a un lado los prejuicios y conocer las ventajas que nos ofrecen los cultivos en la naturaleza.

Mito 1: los cultivos en exteriores no requiere planificación

En contra de lo que muchos creen, cultivar no es tirar unas semillas sobre la tierra y dejarlas que crezcan solas. Los cultivos de cannabis en exterior también precisan de una preparación que será la antesala para garantizar un buen rendimiento de las plantas. Lo primero que tendrás que hacer es seleccionar una semilla capaz de resistir las condiciones exteriores. Algunas de las genéticas con mayores rendimientos en estos entornos son la Critical + o la Moby Dick.

A continuación deberás elegir el lugar más adecuado para el cultivo, teniendo en cuenta diversos factores, desde que sea un lugar que puedas vigilar fácilmente, pero que tampoco se encuentre a la vista de todos, hasta que tenga las condiciones óptimas de luz y agua.

Además, el cannabis crece mejor en suelos ligeros y limosos, por lo que si la zona escogida para tu cultivo no cuenta con estas características deberás acondicionarla lo más posible: controlar su pH, nutrirla, esterizarla si fuera necesario… Unas tareas que requerirán el tiempo y la planificación suficiente con el fin de que todo esté listo para comenzar el cultivo en exterior.

Mito 2: al aire libre no se produce cannabis de calidad

Como ya adelantamos, esta creencia llegó con las leyes restrictivas contra la marihuana. Los cultivadores, para no ser pillados, tenían que cosechar, curar y enviar el cannabis en condiciones nada recomendables para preservar su calidad. Con frecuencia eran cosechadas antes de la fecha adecuada y el proceso se acortaba para no ser descubiertos. De igual modo, cuando se tenían que transportar, se utilizaban contenedores de camiones o los maleteros de coches; así, viajaban de manera clandestina y las condiciones de conservación no eran las más adecuadas. Los cogollos cultivados al aire libre llegaban en una situación lamentable a los consumidores y su mala reputación se incrementaba.

Una buena muestra de que esta creencia no es cierta son los buenos resultados que hoy en día se obtienen en aquellos lugares donde está permitido el cultivo. Con la genética adecuada y los cuidados precisos, los agricultores consiguen cosechas de primera calidad en sus extensiones al aire libre.

Mito 3: esta marihuana es menos sabrosa

Las cepas de exterior pueden ser tan sabrosas (o incluso más) que las cultivadas en interior. Factores como el suelo, la elevación o el clima pueden potenciar características como los sabores y aromas propios de las genéticas de cada lugar. Son las conocidas como denominaciones de origen del cannabis, que están en alza en Estados Unidos.

Estos condicionantes son conocidos como los propios del ‘terroir’ (terruño en español) que aportan características altamente apreciadas por los consumidores. Incluso expertos cannábicos aseguran que es posible detectar ciertos matices de sabor que solo las variedades crecidas al aire libre aportan.

Mito 4: en exteriores se consigue cannabis menos potente

Esta creencia también proviene de la persecución a los cultivos de marihuana. En Estados Unidos, los agricultores solían ocultar sus plantas bajo árboles con el fin de evitar que los aviones de la agencia antinarcóticos del país (conocida por sus siglas en inglés como la DEA) las vieran. Esta práctica redujo la estatura de las plantas y con ella su potencia. Así, las variedades de exterior se ganaron el negativo apelativo de ‘ditch weed’, que podría traducirse como ‘hierbajos de cuneta’.

Por tanto, si deseas plantar en exterior debes buscar un lugar sin sombras. Así los vegetales se podrán beneficiar de la luz del sol y alcanzar su máximo desarrollo, tanto en estatura como en cogollos y en contenido de cannabinoides y terpenos.

Mito 5: al aire libre la marihuana se estropea por plagas y enfermedades

Si bien es cierto que los cultivos en exterior son propensos a padecer estas molestias, esto no significa que todas las plantas que crezcan al aire libre se vayan deteriorar. Solo necesitarás una serie de cuidados para que el cultivo se mantenga a salvo y ante el menor indicio ponerle remedio. Además, en plena naturaleza, podemos contar con algunos aliados, como las mariquitas, que protegen las plantas.

En aquellos lugares del planeta donde la marihuana es legal se han implantado estrictos mecanismos de control para evitar que los productos que lleguen a los dispensarios estén contaminados. Por ejemplo, en el estado de Oregón se realizan pruebas para detectar contaminantes microbiológicos, disolventes y una amplia gama de pesticidas. Incluso en algunos estados, los dispensarios también realizan pruebas para garantizar la máxima calidad de los artículos.

Mito 6: son mejores las plantas de interior

Más bien al contrario. Incluso, algunos consumidores solo eligen marihuana cultivada en exterior, porque creen que es mucho más natural que la de interior. Esto lo fundamentan en que es imposible crear entornos ‘indoor’ que reproduzcan exactamente las condiciones propias de la naturaleza. Por ejemplo, las luces utilizadas en interiores, por muy tecnológicamente avanzadas que sean, no producen todo el espectro presente en los rayos del sol; lo mismo ocurre con la influencia de las brisas marinas o el aporte de los insectos beneficiosos para la marihuana.

Muchos expertos aseguran que las variedades cultivadas al aire libre cuentan con un plus de autenticidad que, en muchos casos, se valora en la calidad de sus sabores y olores, especialmente en las cepas autóctonas.

Por tanto, que ninguno de estos mitos te echen para atrás la próxima vez que quieras plantar marihuana en exterior. Con la semilla adecuada, unos cuantos cuidados y algo de atención para ver su evolución podrás cosechar unos buenos cogollos cultivados en exterior.


El post Mitos sobre plantar cannabis en exterior que debes conocer forma parte de nuestros consejos prácticos para el cultivo de marihuana

Puedes leer más acerca de cultivar marihuana, y acceder a nuestro growshop

Volver arriba