El olfato no engaña: consejos para evitar el olor de tu cultivo de marihuana

· Cultivo marihuana

Por aquello de que quizá nuestros vecinos no compartan la pasión que sentimos por el aroma que desprenden nuestras plantas de cannabis, o que las autoridades pueden mosquearse con nosotros, es conveniente evitar que el olor de nuestro cultivo 'indoor' se propague demasiado. Para ello, podemos recurrir a distinas herramientas que evitarán que alguien nos acabe delatando.

El olfato no engaña: consejos para evitar el olor de tu cultivo de marihuana

El aroma que desprende el cannabis es tan inevitable como placentero para nuestros sentidos. Y, puesto que cada vez son más los cannabicultores que apuestan por el cultivo en interior, cada vez son más las precauciones que tomar para que el olor no levante las sospechas de los vecinos de la comunidad, que pueden no compartir nuestro gustos. Por este motivo, resulta habitual encontrar en todos los jardines ‘indoor’ algún que otro sistema antiolor que camufle o incluso elimine el aroma que desprenden las plantas que allí hay.

Una opción por la que podemos decantarnos, sumamente versátil y sencilla de utilizar, son los geles. Si nuestro espacio de cultivo es reducido y buscamos una solución cómoda, podremos optar por los productos de Ona, como el Ona Block Apple Crumble. Es un bote que se coloca en cualquier parte de la habitación y, sin que nosotros hagamos absolutamente nada, se encargará de neutralizar el aroma que desprenden nuestras plantas para que así nadie se percaten de lo que hacemos o dejamos de hacer en nuestra casa. 

Este bloque de esencias de manzana suele durar entre 4 y 6 semanas, algo que varía en función de las condiciones de temperatura y humedad que tengamos en el habitáculo. Para que cumpla su función durante más tiempo, el fabricante nos aconseja realizar pequeñas perforaciones en la tapa del bote. Y podéis estar tranquilos, que es totalmente seguro en el contacto tanto con personas como con animales u otras plantas.

También influye la circulación del aire que tengamos en la sala. En este sentido, podemos utilizar estos geles, como hacen algunos experimentados cultivadores, colocando pequeñas cantidades en los tubos de extracción de aire para que al expulsarlo no dé pistas a nadie de lo que allí hay, sino que lo camufle con un agradable olor para nada sospechoso.

La garantía de los filtros de carbón

Cuando de eliminar los olores de nuestras salas de cultivo y armarios se trata, son muchos los que acuden a los filtros de carbón activo. Son una solución ideal para las salas de floración, habituales entre los cultivadores de interior.

El primer detalle que deberemos tener en cuenta si nos decantamos por esta solución es que tendremos que instalar un extractor de aire adecuado a su tamaño y capacidad. Si no lo hacemos así, puede que tengamos problemas. Si seguimos esta recomendación, veremos cómo el aire que salga bien de la sala o bien del armario se topará con unas placas de carbón activo que serán las encargadas de eliminar cualquier olor sospechoso.

La principal diferencia de este sistema con los otros que repasaremos aquí es que estos filtros de carbón activo no producen ningún aroma que camufle o enmascare otras fragancias. Elimina de una tacada las particulas olorosas que desprenden nuestras plantas de cannabis y, si husmeamos, el aire que expulsa es totalmente inoloro.

Como los clásicos ambientadores

Al estilo del típico ambientador que nuestras madres tienen en casa para que todo huela siempre a limpio, nosotros podemos incorporar en nuestro espacio de cultivo de cannabis un dispensador para que neutralice en la estancia el aroma que desprenden nuestras ‘pequeñas’ y así, en caso de que nos visite alguien de forma imprevista, no tenga ni la más mínima sospecha.

Estos productos también se venden en otro formato, igual de cómodo y sencillo de colocar. Son los llamados discos antiolor, que se colocan en el interior de un pequeño aparato dispensador que podemos programar para que libere su aroma en determinados periodos de tiempo. Normalmente, en estos dispositivos se pueden incorporar distintos discos con el fin de que podamos estar durante más tiempo sin la necesidad de preocuparnos por si huele o no huele nuestro cultivo. 

Una solución efectiva: los ozonizadores

Habitualmente las propiedades del ozono suelen pasar desapercibidas; sin embargo, puede acabar por convertirse en un gran aliado a la hora de eliminar olores indeseados. Para ello, estos dispositivos son sumamente útiles y efectivos. 

Para obtener el ozono de forma artificial hay que activar el oxígeno presente en el aire. Para ello, utilizaremos pequeñas descargas eléctricas de alto voltaje. De esto precisamente se encargan los ozonizadores. Con el ozono que ellos generan en la estancia no solo acabaremos con los olores que puedan despertar sospechas entre nuestros vecinos, sino que además conseguiremos que nuestras plantas estén mejor oxigenadas y también podremos beneficiarnos de la acción microbicida que tienen. 

Como veis, son muchas las alternativas que existen para camuflar el olor de nuestro cultivo interior de marihuana y evitar así que su olor acabe por llegar al olfato de algún vecino cotilla o, peor aún, de las autoridades. En función del espacio en el que cuides tus plantas y de tus necesidades puedes decantarte por uno u otro.


El post El olfato no engaña: consejos para evitar el olor de tu cultivo de marihuana forma parte de nuestros consejos prácticos para el cultivo de marihuana

Puedes leer más acerca de cultivar marihuana, y acceder a nuestro growshop

Volver arriba