Remedios caseros muy efectivos para tratar una plaga en el cannabis

· Cultivo marihuana

Ya sea por compromiso con el medio ambiente, o porque el presupuesto es demasiado ajustado, existe quien opta por no utilizar plaguicidas, insecticidas, fungicidas u otro tipo de productos químicos para combatir las plagas y los hongos que puedan aparecer en sus plantas de cannabis. En su lugar, apuestan por ciertas soluciones caseras que buscan cumplir el mismo cometido: acabar con esos indeseados inquilinos en nuestro cultivo de marihuana.

Remedios caseros muy efectivos para tratar una plaga en el cannabis

El cielo se nubla ante nosotros cuando, sin saber cómo ni porqué, revisamos nuestras plantas de cannabis y encontramos algún insecto indeseado o algún hongo que podría chafarnos toda la cosecha. Pero aunque en ese momento no lo creamos, si actuamos de la forma correcta, puede quedarse en una simple anécdota, un escollo en el camino del que podemos salir sin demasiadas dificultades. Y aunque podemos recurrir a fertilizantes biológicos o químicos de amplio espectro, no siempre será necesario invertir una parte del presupuesto en ellos, sino que tendremos la opción de recurrir a otras opciones caseras que pueden resultar igualmente eficaces.

Lo creamos o no, ya sea en la despensa, en la cocina o en algún otro lugar de la casa podemos encontrar los recursos necesarios para elaborar la fórmula con la que hacer frente a esos intrusos en nuestro cultivo de marihuana. La clave será detectar cuál es el problema, si se trata de una plaga, de un hongo, de un ácaro, de algún tipo de oruga... y conocer las debilidades del enemigo al que nos enfrentamos. En función de esto tendremos que recurrir a un remedio u otro, pues no todos son igual de eficaces para combatir las distintas amenazas que pueden sufrir nuestras plantas.

La solución está en la despensa

Por norma general, en casa siempre tendremos ciertos productos naturales que se usan en multitud de comidas. Véase el ajo. Son muchas las recetas que incorporan este ingrediente y, por lo tanto, cualquiera que cocine habitualmente lo tendrá siempre a mano. Pues bien, si además de gustarle estar entre fogones le pirra cultivar cannabis, tendrá siempre a mano uno de los remedios caseros más eficaces para combatir la araña roja, el pulgón y la mosca blanca.

En el caso de que encontremos a este último insecto pululando por nuestro cultivo, bastará con preparar una receta infalible para librarnos de esos diminutos animales que podrían echar por tierra todo el esfuerzo invertido durante semanas. Solamente tendremos que poner unos dientes de ajo en alcohol (a ser posible de 96 grados) y dejar macerarlo durante dos días, más o menos. Una vez que haya pasado ese tiempo, bastará con pulverizar esa solución sobre nuestras plantas para decirle “adiós” a esas moscas blancas.

Además, también nos puede ayudar a librarnos de las arañas rojas. En este caso, será necesario tener también en la despensa alguna que otra guindilla y alguna cebolla. Si bien podría ser el acompañamiento ideal para un plato de macarrones o espaguetis, la mezcla de estos tres ingredientes triturados y metidos en remojo durante 2 o 3 días, también es un buen remedio para combatir la amenaza de este tipo de insectos. Cuando transcurran esos días, solamente habría que filtrar esa mezcla, añadírsela a una cantidad determinada de agua (si utilizamos media cebolla, dos guindillas y dos dientes de ajo, serían tres litros de agua) y regaríamos con ello.

Cerveza, la trampa ideal para caracoles y babosas

También puede que tengamos en la despensa alguna que otra lata o botella de cerveza. Esto siempre será bienvenido si detectamos un rastro plateado y brillante en nuestro cultivo, que nos desvelará la presencia de caracoles y babosas, que se han dejado caer por nuestro cultivo sin que nadie les haya llamado. De ser así, entonces tendremos que organizarles una fiesta en la que no falte la cerveza.

Para ello, deberemos colocar alrededor de nuestras plantas de marihuana algún recipiente con un borde que cause curiosidad a los caracoles para que se asomen y, cuando descubran que es cerveza y traten de beberla, acaben por ahogarse en ese brebaje. Ellos solos, fruto de su curiosidad y su gusto por ese zumo refrescante. Eso sí, no es necesario que inviertas en esta empresa la mejor cerveza que tengas en la despensa, los caracoles y las babosas se conformarán con la que a ti menos te apetezca beber.

Un paseo por el campo para recolectar remedios

Si nos gusta hacer senderismo y solemos ir a pasear por alguna zona rural, ahí también podremos hacernos con algún remedio sumamente efectivo para evitar que el pulgón acabe por fastidiarnos alguna planta de nuestro jardín, como son las ortigas. De hecho, estas pueden ser unas grandes aliadas para prevenir que tengamos que tomar medidas drásticas: bastará con colocarlas junto a nuestras cepas de marihuana para hacer más seguro el entorno.

En caso de que el pulgón se instale en alguna de nuestras plantas, no tendremos más alternativa que tomar medidas y las ortigas también puede ser de gran ayuda. Una de las opciones caseras que tendremos será preparar un caldo de ortigas. Para ello, solamente tendremos que añadir 200 gramos de ortigas frescas y 40 gramos de ortigas secas en un litro de agua, y dejar esa mezcla reposar durante una semana. Cuando haya pasado ese tiempo, tendremos que filtrar la mezcla y poner 100 mililitros en otro litro de agua para pulverizarlo sobre las plantas que se hayan visto afectadas.

El polivalente bicarbonato, también para el cannabis

Uno de los productos que siempre solemos tener en casa por los múltiples usos que podemos darle es el bicarbonato de sodio. Sirve para casi todo, desde la limpieza de platos y sartenes hasta el cuidado personal (hay quien lo utiliza a modo de desodorante). Pues bien, también es uno de los remedios caseros para acabar con los posibles ataques que puedan sufrir nuestras plantas de marihuana. En este caso, con los indeseados hogos en general, pero más concretamente con el dichoso mildiu.

Además, la solución que podemos preparar con bicarbonato para acabar con él es sumamente sencilla. Bastará con poner en dos litros de agua una cucharada de bicarbonato, una cucharada y media de aceite vegetal y media más de jabón natural. Al igual que en el resto de alternativas caseras que hemos comentado, tendremos que pulverizar la mezcla sobre las hojas de las cepas que han sido atacadas y listo. El bicarbonato se encargará de acabar con los hongos porque altera el pH del follaje, algo que no perjudica a las plantas.

En definitiva, todas son soluciones asequibles para todos los bolsillos con productos y elementos que podemos tener a nuestro alcance. Puede que no sean tan efectivas como los productos comerciales que existen en el mercado. Pero así, además de ahorrar, contribuiremos a cuidar el medio ambiente. Todo por el bien de nuestro planeta y, también, de nuestro cannabis.

Volver arriba