Shopping cart

Todo lo que necesitas saber sobre los tricomas de la marihuana

· Cultivo marihuana

Los tricomas son esos apéndices traslúcidos y resinosos que aparecen sobre la superficie de nuestras plantas de marihuana. Esta capa pegajosa de pelos es tan importante porque es la encargada de producir los cannabinoides y los terpenos que otorgan a la planta sabores y aromas distintos; es decir, aporta al cannabis casi todo. Pero estas estructuras microscópicas son además el mejor indicador para saber que nuestra planta está lista para la cosecha. Los cultivadores más experimentados saben interpretar los tricomas con el fin de recolectar los cogollos en el momento más adecuado. Os explicamos cómo.

Todo lo que necesitas saber sobre los tricomas de la marihuana

A todo cultivador es familiar esa capa de escarcha que cubre a la planta durante su crecimiento. Se trata de los tricomas de resina del cannabis, unas delgadas protuberancias cristalinas que cumplen bastantes funciones esenciales en el ciclo de vida de la planta. La marihuana ha desarrollado esa capa viscosa a modo de barrera defensiva contra todo tipo de amenazas: hongos, insectos, herbívoros y las inclemencias del clima.

La resina proporciona al cannabis protección contra los vientos dañinos y actúa como pantalla solar de los rayos ultravioleta del sol. La barrera de tricomas contiene además dos compuestos esenciales para el consumidor de cannabis: los terpenos y los cannabinoides. Su función natural es ahuyentar a los insectos, hongos y animales, gracias a los aromas que desprenden o al efecto psicoactivo que provocan en quien los muerde, desagradable para muchos de esos últimos.

Esto convierte a los tricomas en unas pequeñas fábricas de THC, CBD, aroma o sabor para la planta, casi todo lo importante para un usuario cannábico. Por ello, conviene prestar mucha atención a estos diminutos apéndices, ya que realizar la cosecha antes o después de que hayan terminado su producción va a afectar de lleno a la calidad final de nuestros cogollos.

Además, existe una relación entre los tricomas y la luz que los hace muy importantes para los cultivadores: estas pequeñas células de resina responden de forma positiva a la luz ultravioleta y consiguen así que la calidad de la marihuana aumente. Por eso, los productores más tradicionales de cannabis señalaban que los cogollos no tenían el mismo sabor y potencia cuando habían sido cultivados en interior, y parece que la ciencia les ha dado la razón.

Los tricomas interactúan con los rayos ultravioleta del sol para producir ciertos terpenos y cannabinoides; por ello, la calidad de las plantaciones de exterior era relativamente mejor. No obstante, los sistemas de led modernos ya están diseñados para emitir el espectro de luz óptimo e igualarlos con los de los cultivos exteriores, algo que no ocurría con los sistemas de luz HID.

La maduración de las glándulas de resina

Si se cosechan los cogollos antes del punto óptimo de desarrollo de los tricomas, seguramente no habrán desarrollado toda su calidad terpénica, por lo que los olores y sabores serán menos potentes, algo que no se podrá remediar ni con un buen curado. Por el contrario, si dejamos madurar en exceso a la planta, es posible que también se reduzca la calidad física y aromática de los cogollos y queden unas flores más hinchadas y menos compactas.

Por ello, resulta primordial vigilar el estado de los tricomas, a fin de escoger el momento idóneo para la cosecha con la mayor exactitud posible. Con este propósito necesitaremos de una lupa o un microscopio de 40 a 100 aumentos para observar con mayor facilidad la morfología del tricoma y así acertar con el momento de la poda. 

El aspecto de los tricomas va evolucionando a medida que se desarrolla la planta. Primero aparecen como pequeños puntos o gotas sobre las hojas, y a partir de ahí se van desarrollando como finas setas, con unas glándulas redondas donde albergarán todos los componentes de la resina y unos tallos que los unan con la planta. Una vez el tricoma haya adoptado este nuevo aspecto de seta, lo siguiente será fijarnos en su color.

Al principio serán transparentes, lo que nos indica que los tricomas tienen unos niveles muy bajos de THC u otros compuestos, y que aún está lejos de su estado óptimo para la cosecha. A medida que avanza la floración, el tricoma irá dejando ese tono traslúcido para volverse un poco blanquecino, lo que nos indica que la planta ha alcanzado su máxima productividad y que es el mejor momento para cortarla. Si no, el tiempo irá oscureciendo los tricomas hacia un color ámbar y estos reducirán su tamaño, síntoma de que se están oxidando y el THC degradando.

Una vez observemos los tricomas con la lupa veremos que no siguen un crecimiento uniforme: unos son más grandes, otros más bajos, otros más delgados… De hecho, las glándulas son bastante distintas, dependiendo de si se trata de una Sativa, donde son más finas y largas, o una Índica. Pero en todas podremos observar una etapa de maduración conjunta, que es la que nos determinará cuándo la planta está lista para ser cosechada.

Hemos de esperar a que todos estén completamente formados y a que la mayoría tenga un color blanquecino, algunos un poco transparentes y otros pocos de color ámbar. En el momento de la poda es aconsejable reservar los restos de hojas y pequeños cogollos con mucha cantidad de tricomas para elaborar hachís y otro tipo de potentes concentrados. Se trata de una forma que durante siglos han utilizado distintas culturas con el fin de conservar los tricomas. Al manipular los cogollos es demasiado fácil romper las cabezas de la resina y que los cogollos se degraden más rápidamente, por lo que conviene manipular siempre la cosecha con cuidado.

Los tricomas suponen el pilar fundamental para cualquier producto elaborado con resina, pero también para que los cogollos se conserven y no pierdan su esencia. Por ello, además de realizar un seguimiento exhaustivo durante el desarrollo de la planta, habrá que tratar con mimo a la planta una vez cosechada para que estos no se rompan y se pierdan. 


El post Todo lo que necesitas saber sobre los tricomas de la marihuana forma parte de nuestros consejos prácticos para el cultivo de marihuana

Puedes leer más acerca de cultivar marihuana, y acceder a nuestro growshop

Volver arriba