Shopping cart

Los visionarios que quieren mejorar la marihuana gracias a la biotecnología

· Noticias, curiosidades marihuana

Los estadounidenses Bertrand Vick y Rj Cody Markelz son los fundadores de Rev Genomics, una ‘startup’ que pretende utilizar las más avanzadas técnicas de selección de genoma para conseguir “el mejor cannabis del mundo”. Recientemente han presentado su proyecto en el Y Combinator, la prestigiosa aceleradora de Silicon Valley de donde han salido exitosas empresas como Airbnb o Dropbox.

Los visionarios que quieren mejorar la marihuana gracias a la biotecnología

Gracias a los avances en la legislación estadounidense cada vez son más los emprendedores del otro lado del charco que deciden apostar por la industria cannábica. Aunque, en esta ocasión, desde una perspectiva diferente a la que estamos acostumbrados más allá de los clásicos cultivadores o los negocios de dispensarios. Los estadounidenses Bertrand Vick y Rj Cody Markelz quieren mejorar el cannabis gracias a la biotecnología vegetal, es decir, a través de técnicas que se sirven de los avances tecnológicos para modificar la naturaleza de las plantas.

En octubre de 2015 fundaron Rev Genomics. A partir de entonces han centrado todos sus esfuerzos en el ADN de la planta. Juntos forman un tándem perfecto: Bertrand Vick como doctor en Biología Molecular y Celular por la Universidad de Berkeley y experto en biotecnología se centra más en los métodos más técnicos; a su lado, Rj Cody Markelz cuenta con un mayor conocimiento del mundo vegetal como biólogo de sistemas de plantas y doctor en Biología Vegetal por la Universidad de Illinois.

Desde que comenzaron a colaborar juntos han realizado diferentes trabajos basados en la biotecnología, que van desde el aislamiento y secuenciación de la información contenida en el ADN hasta el mapeo de rasgos más concretos como el rendimiento, el crecimiento o la resistencia a las enfermedades del cannabis. Para ello se han servido de la tecnología más avanzado en biotecnología, como la herramienta CRISPR, utilizada para editar o corregir el genoma de cualquier célula. Este método actúa como unas tijeras moleculares que son capaces de cortar cualquier secuencia de ADN de forma específica, a la vez que permite la inserción de cambios en la misma.

Con todo ello, el pasado 23 de agosto, Vick y Markelz presentaron su proyecto en el evento veraniego de la prestigiosa aceleradora de startups Y Combinator, con sede en Silicon Valley. Sin duda, una gran oportunidad para darse a conocer y, en el mejor de los casos, conseguir la financiación necesaria para llevar a cabo su trabajo. Nombres como Reddit, Airbnb o Dropbox alcanzaron la fama tras su paso por Y Combinator. 

Creando el cannabis perfecto

La gran apuesta de Rev Genomic es poner a disposición del público un cannabis de máxima calidad. Para ello quieren proporcionar a cultivadores y minoristas nuevos fenotipos moleculares y morfológicos de la planta que les permita competir en el mercado cannábico con las mejores variedades. Este objetivo les llevará a cuantificar los niveles de expresión génica (es decir, el proceso por el que se transforma la información codificada en las proteínas necesarias para el desarrollo de la planta) de los 30.000 genes presentes en el genoma del cannabis. Este conocimiento será fundamental en el objetivo de la compañía, centrado en obtener plantas con mayores rendimientos y, como ellos mismos dicen, convertirse algún día en el “Monsanto del cannabis”.

Además, todos estos trabajos que les permitirán conocer a fondo el ADN del cannabis serán primordiales en la lucha contra enfermedades y demás amenazas de la planta. Así Rev Genomics quiere acabar, por ejemplo, con el dañino hongo botrytis, uno de los más comunes males del cannabis y que es capaz de destruir cultivos enteros.

Ahora bien, ¿por qué centrar sus trabajos biotecnológicos en la industria cannábica? Lo tienen claro. Para ello el mercado del cannabis está en plena efervescencia y están seguros de que se les abrirán muchas puertas. Rev Genomics quiere ayudar a los productores a satisfacer de manera eficiente la creciente demanda de la planta en Estados Unidos. Incluso en un futuro pretenden crear nuevos productos que puedan llevar directamente a los dispensarios.

Sin embargo, por el momento su objetivo se centra en nuevos fenotipos para entregar a cultivadores o ayudar en la labor de los fitomejoradores. Estos últimos se dedican a cruzar distintas variedades de una misma especie vegetal con el objetivo de mejorar sus características genéticas, logrando así plantas más resistentes y productivas.

El cannabis, un sector creciente para la biotecnología

El trabajo de estos visionarios también se une al de otras compañías de biotecnología que han decidido centrar sus investigaciones genéticas en el cannabis. Una de ellas es Medicinal Genomics, que también utiliza la tecnología del ADN de última generación para comprender mejor la genética del cannabis, a la vez que desarrollan productos que ayudan a cultivadores, laboratorios y dispensarios a garantizar la seguridad y la calidad de su ingrediente principal.

Medicinal Genomics también ha apostado por ofrecer el primer servicio de identificación y registro de cepas cannábicas basado en la genética. Así, cualquiera puede mandar sus semillas y recibir un informe extenso sobre las particularidades de su variedad. A través de él, podrá saber desde los genes de cannabinoides y terpenos hasta su posición dentro de su estructura genética.

Además, todas estas cepas quedarán registradas y se publicarán en la web Kannapedia con las principales características de la cepa, como con qué cannabinoides cuenta o cuáles son los terpenos predominantes, así como información sobre la relación genética con otras variedades también registradas. De este modo, pretenden proteger a los productores de hoy ante corporaciones que en el futuro quieran utilizar las mismas genéticas como propias.

Ahora bien, estos estudios no solo sirven para mejorar la calidad de las cepas, sino que también juegan un papel crucial para conocer cuáles son las técnicas óptimas para el crecimiento y reproducción de las plantas. De este modo, permite saber qué factores les influyen más a la hora de crecer o detectar los microbios más dañinos para acabar con ellos.

Sin embargo, más allá de la gran utilidad para el cultivo, todas estas labores implican un gran avance para la marihuana medicinal. La posibilidad que nos brinda la biotecnología de conocer a fondo el ADN del cannabis, así como modificarlo para potenciar algunos aspectos o debilitar otros, es crucial con el fin de desarrollar nuevos fármacos con base cannabinoide. Varios estudios prueban que sus cualidades podrían resultar fundamentales en la batalla contra enfermedades tan importantes como el cáncer, el VIH o el alzhéimer. Por eso, cada vez son más las empresas que se interesan por investigar las oportunidades del cannabis terapéutico. Y sin duda, en todas ellas la biotecnología tendrá un papel fundamental.

Volver arriba